Calendario

<<   Abril 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Categorías

Sindicación

MIS OTROS BLOGS

Alojado en
ZoomBlog
 

9 de Abril, 2008

EN COLOMBIA...

Por PABLO VARAS. Bélgica - 9 de Abril, 2008, 0:45, Categoría: General

EN COLOMBIA

SENCILLAMENTE

TODOS LIBRES AHORA

 

PABLO VARAS

 

Han sido miles los latinoamericanos que han pasado por las cárceles y prisiones secretas durante las dictaduras de las FFAA, es de público conocimiento que antes de llegar a estos lugares, todos fueron sometidos a tortura, tratos inhumanos, crueles y degradantes.

 

La cárcel durante las dictaduras militares, mantenía privadas de libertad a personas que habían optado libremente por asumir compromisos y formas de lucha, compelidos ante la injusticias que eran evidentes, ante la falta de libertad, y también por tratar de avanzar en la conquista de una sociedad más justa y solidaria, en otros palabras se aspiraba a construir un sistema socialista, donde el hombre fuera respetado en su dignidad y derechos.

 

Todas estas razones, más otras tantas, fueron las que nos unieron a miles y miles de personas para pedir la libertad de Nelson Mandela, en esos años rehén del "régimen sudafricano blanco". Las  calles se llenaban de lienzos y pancartas, se colocaban fotos de Mandela en las universidades, en los sindicatos y puede incluso que hayamos llegado en algún momento a pensar, que el color negro era sin duda muy bello. Cuando Mandela quedó en libertad todo el mundo consideró que esa batalla había sido una causa justa que se ganó, en las calles, en los tribunales, con el boicot, en suma, con todas las formas de lucha

 

Encontrábamos muchas razones en las palabras de Martin Luther King, reclamando por el respeto y sus derechos para un pueblo entero, de millones de personas en el país más poderoso del planeta, y también cuanto nos dolió aquel asesinato. Sus enemigos no pudieron soportar tanta verguenza ante el poder de sus palabras y razones, por eso lo mataron

 

No es de revolucionarios el mantener prisioneras a unas personas, para que en algún momento de la lucha, poder cambiarlas por presos o poder con ellas alcanzar algún objetivo militar o político. Ese es el peor de los caminos a seguir.

 

Cuando el pueblo chileno se lanzaba a las calles, reivindicando libertad y el respeto a la vida, en las prisiones habían presos políticos, y la dictadura los mantenía entre rejas para que el pueblo supiera, era un mensaje para que los que intentaban el enfrentamiento estaban condenados a ser privados de su libertad, sabiendo además que antes serían sometidos a torturas.

 

Los largos años de cautiverio de Ingrid Betancourt, en poder de las FARC son un castigo que toca a todos, bastaría recordar en estos instantes, los años y años que pasaron los "tupamaros históricos" en poder de los militares uruguayos, condenados a conversar dando golpes en la muralla para saber entre ellos que estaban vivos.

 

Son las FARC las que nos deban abandonados a los que sostenemos que el mundo injusto es el mundo neoliberal, el nefasto mundo de los burgueses y los terratenientes, el de los banqueros, y el de los que trafican con las personas. Nos quitan las razones de los que sostenemos que otro mundo es posible. Nos quitan argumentos que son muy correctos, y que demostramos cada día que es posible alcanzar.

 

Bastaría leer ahora la carta que les envió a los cristianos de toda América Latina Camilo Torres, antes de cambiar la sotana por la mochilla de guerrillero. Nuestra lucha es sencillamente muy humana, es por ello que nos declaramos socialistas y aspiramos a construir una sociedad que en algo se parezca a los sueños que han quedado en el camino.

 

Las FARC nos dejan ante la imperiosa necesidad y obligación de solidarizar con todos los detenidos por la guerrilla y pedir su libertad. La libertad de los presos políticos la deben copiar sencillamente en la lección que les dio el MRTA en Lima hace ya bastantes años, o en Punta Carretas en el Uruguay de los "pamaros" en los años sesenta. 

 

Revindicar que las FARC hacen la guerra para alcanzar la paz en Colombia la entendemos, en la lucha frontal con el ejercito y sus esbirros de los paramilitares y los militares del ejército de los EEUU. Pero aquello que es muy justo, tiene incorporado un elemento que provoca una enorme condena moral, y que son los "rehenes", eso es inaceptable y hay que condenarlo sin hacer ni dar ninguna explicación.

 

Pedir la libertad de Ingrid Betancourt está en el mismo nivel que la de Nelson Mandela, hace años, son otros tiempos ahora, pero también es muy justo la lucha por cualquier injusticia, tan legitima hoy, como la del pueblo  tibetano.

 

La lucha por la justicia social no es privilegio de las FARC, es también la de los obreros luchando por demandas salariales en otros frentes de lucha, por la dignidad y el respeto de nuestros pueblos originarios, tareas cotidianas para impedir la impunidad ante los delitos que cometieron las Fuerzas Armadas, en largos años de  oprobio y dolor.

 

 



Descarga ya gratis y vive la experiencia Windows Live. Descubre Windows Live

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com